En la calle está el sentido.

24F Paro y Movilización de ATE
En la calle está el sentido.
Texto: Carlos Noro | Fotos: Sebastián DelaCruz
Mié, 24/02/2016 - 11:00
Plaza de Mayo ?

Cobertura en imágenes y palabras sobre la marcha convocada por ATE contra los despidos en el Estado, por la reincorporación de los trabajadores despedidos, y por aumento salarial, entre otras reivindicaciones.

La galería completa construída por Seba Delacruz acá

Es indudable que para cierto imaginario social (sectores gerenciales del gobierno, medios hegemónicos, gente en general obnubilada por las discutibles “virtudes” del sector privado) la manifestación – protesta – marcha convocada por ATE constituía un reclamo particular de un grupo obtuso frente a una nueva política que, dentro de una manera de entender la realidad muy discutible, propone reformar el Estado bajo los parámetros de eficiencia y  productividad pero también de explotación y exclusión propios del sistema capitalista.

En este contexto, fue interesante y enriquecedor sentir que en esta nueva época que nos toca vivir, las calles serán un espacio de disputa, de construcción discursiva y de sentido.

Lo cierto es que revisitando lo que sucedió en Plaza de Mayo y alrededores, la sensación es que la diversidad de sectores que participaron de la primer protesta que pone en juego la decisión de achicar el Estado y los matices que esto implica (despidos, caída de programas sociales, llegada a nuevos funcionarios sin conocimiento de sus funciones) permitieron imaginar la posibilidad de construir un frente popular que puede llegar a ser un interlocutor válido entre la política pública y el disgusto frente a las medidas del gobierno Macrista. Sin lugar a dudas aquí aparece el primer desafío: construir desde las diferencias entendiendo que una lucha y un reclamo conjunto es mucho más viable en las circunstancias que vimos y que por otro lado, contrasta radicalmente con la ética hedonista, individualista y consumista que proponen los grupos hegemónicos que hoy gobiernan.

En este contexto, fue interesante y enriquecedor sentir que en esta nueva época que nos toca vivir, las calles serán un espacio de disputa, de construcción discursiva y de sentido. Que allí podremos encontrarnos cara a cara, compartir y reivindicar las luchas propias y colectivas. El esfuerzo principal debe apuntar a que cada uno de esos momentos sea verdaderamente trascendental en la agenda pública. No podemos, ni debemos estar ajenos a lo que pasa y a lo que nos pasa. De esta manera comenzaremos a construir espacios verdaderamente alternativos a lo que nos sucede. Ese será desafío.