“Cambiar la lógica es que la mujer se empodere”

Entrevista. Presentación de "Las Formas de Nacer"
“Cambiar la lógica es que la mujer se empodere”
Texto: Carlos Noro | Fotos: Cooperativa Superficie
Jue, 04/06/2015 - 19:00
Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini Av. Corrientes 1543 ?

Las formas de nacer. Historias de mujeres por el parto respetado propone problematizar, visibilizar y poner en discusión una de las más crudas maneras de violencia institucional: la violencia obstétrica. Producido en Misiones por la Cooperativa de comunicación Superficie con el apoyo entre otras organizaciones sociales del Centro de estudios y promoción de equidad de géneros Flora Tristán de la Universidad Nacional de Misiones e incluyendo imágenes del último Encuentro Nacional de Mujeres sucedido en Salta, propone hacer carne aquello silenciado y naturalizado por los espacios de dominación no solo hospitalarios si no machistas y patriarcales. “La violencia institucional muchas veces es silenciosa y perversa, otras veces es ruidosa y perversa. Empieza con la burocracia y termina con la no aplicación de la justicia. Empieza por ejemplo con las diferencias que se generan cuando tenés o no obra social. Luego independientemente de la clase social a la cual pertenezcas te van llevando a que el parto y la llegada al mundo de un ser se convierta en un trámite, banalizando lo sagrado de ese proceso, tratándolo como una enfermedad”, nos dicen Ana Espinoza y Elian Guerin, realizadores del documental y abren el juego a que empecemos a preguntarnos.

El documental se presenta miércoles 27 de mayo, a las 19 hs, en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (Av. Corrientes 1543, CABA). Somos parte de la promoción y organización del evento participando de la Red Colmena parte de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo.

Hubo alguna situación puntual que sirvió como punto de partida para la idea de filmar el documental?

La idea del documental surge particularmente por la necesidad de visibilizar la historia de Paula Pisak (sobreviviente de violencia obstétrica), una mujer oriunda de Jardín América, localidad de Misiones, que hace 10 años se convirtió en discapacitada auditiva y motriz por culpa de una mala praxis durante el parto de su primera hija. Lejos de sumirse en la depresión y la resignación, Paula comenzó a luchar contra la violencia en el sistema de salud hacia las mujeres exigiendo, al mismo tiempo, justicia por su causa.

¿Cómo se amplió hacia otras historias?

Una de las integrantes del equipo de Las formas de nacer forma parte del Centro de estudios y promoción de equidad de géneros Flora Tristán de la Universidad Nacional de Misiones; a partir de ese vínculo, se logró materializar la idea de hacer un documental sobre la causa de Paula, con el fin de informar, reflexionar y poner en la agenda pública la problemática de la violencia obstétrica, un tipo de violencia de género naturalizada en los hospitales y clínicas del país. Luego, durante la producción y filmación, el relato se amplió hacia otras historias y otros escenarios que fueron enriqueciendo el trabajo final. Como es el caso de Irasema (madre primeriza) quien busca informarse para apoderarse y decidir.

“Para cambiar al mundo, hay que cambiar la forma de nacer”. 

En la sinopsis mencionan en muchas ocasiones el concepto de "nacimiento respetado" ¿Podrían detallar los alcances del mismo?

En la sinopsis se menciona “parto y nacimiento respetado”, tal como indica la Ley Nacional 25.929 y las recomendaciones de la OMS para la atención del parto. En este sentido, vale aclarar que entendemos que la maternidad es una opción en la vida de las mujeres y que son libres de decidir sobre su propio cuerpo. Pero para aquellas que sí desean ser madres, el parto y por ende, el nacimiento del o la bebé deben ser respetados, no solo por una cuestión de ética y humanidad, sino porque la Ley lo dice y debe ser implementada en todos los centros de atención a la salud.

La violencia institucional también atraviesa directamente el desarrollo argumental ¿Qué entienden por este concepto? ¿Cuáles son las distintas formas en que se presenta?

La violencia institucional muchas veces es silenciosa y perversa, otras veces es ruidosa y perversa. Empieza con la burocracia y termina con la no aplicación de la justicia. Empieza por ejemplo con las diferencias que se generan cuando tenés o no obra social. Luego independientemente de la clase social a la cual pertenezcas te van llevando a que el parto y la llegada al mundo de un ser se convierta en un trámite, banalizando lo sagrado de ese proceso, tratándolo como una enfermedad. Luego, si sos violentada en el parto o si en el peor de los casos muere tu hijx la responsabilidad casi siempre es delegada a la madre. La justicia no ahonda como debería y se basa en argumentos que amparan por demás a la institución médica por sobre la parturienta. Esa mirada atraviesa y se representa en casi todos los testimonios, situaciones y en los diálogos, que hacen al “todo social” que registramos y que luego lo llevamos a un discurso y lo llamamos “documental”.

¿Hay alguna otra arista de esta violencia que se hace visible?

Otro ejemplo de las consecuencias de la violencia institucional son las cesáreas innecesarias, cuando el personal de salud no tiene en cuenta los tiempos o deseos de la parturienta. En relación a eso, la OMS alertó sobre el aumento en la cantidad de cesáreas injustificadas, poniendo en riesgo a milesde mujeres y sus bebés. En Latinoamérica casi cuatro de cada diez partos se realizan por cesárea muy por encima de lo recomendado desde hace 40 años por esta organización: entre 10% y 15%. Esta problemática se pone de manifiesto en el guión del documental.

Creemos que los hospitales y clínicas son espacios necesarios donde las mujeres y sus “familias“ deben sentirse contenidas, seguras y respetadas.

Decidieron sostener el documental con testimonios ¿Qué dificultades se encontraron a la hora de empezar a ahondar en el tema con esta lógica?

No es un documental sostenido por testimonios de “bustos parlantes”, personas hablando a cámara. Los testimonios están por ejemplo cuando Paula Pisak (sobreviviente de violencia obstétrica) cuenta cómo la dejaron discapacitada en su primer parto y cuando vivimos el primer taller de violencia obstétrica en 29 años en el Encuentro Nacional de Mujeres donde hay mujeres que cuentan sus experiencias como profesionales y víctimas. El documental está guiado por la historia de vida de Paula y su lucha, y por la búsqueda de Irasema López (madre primeriza) en búsqueda de información de cómo es la mejor forma de traer a su hijx al mundo. Dentro de estas situaciones y diálogos hay varios testimonios.

¿En qué medida cambiar la lógica del parto implica romper con concepciones tradicionales, machistas y patriarcales de nuestra sociedad? ¿Posicionan este documental como un espacio más de discusión de cuestiones de género?

Claramente este documental se posiciona como un espacio de discusión sobre la cuestión de género ya que la mujer es la única que puede parir. Cambiar la lógica sería que la mujer se empodere y no delegue todas las decisiones al medico/a que viene con una concepción de la medicina occidental europea patriarcal, que conozca su cuerpo, se informe y desde ese lugar tome las decisiones. Creemos que hay que transformar las concepciones machistas y patriarcales de la medicina occidental y rescatar lo mejor de las tradiciones ancestrales y su conexión con la madre tierra. Por ejemplo la tradición del pueblo originario Mbya Guarani propone que el parto sea en cuclillas en contraposición a lo que mayormente se realiza en los hospitales y sanatorios donde las madres paren acostadas. La posición en cuclillas es la más optima, ya que sigue la ley de gravedad y da más comodidad y seguridad a la madre y al bebe, pero también las mujeres mbya tienen sus complicaciones por no tener acceso a una cesárea si él o la bebe o la madre corre algún riesgo. Por otro lado el hospital no las recibe a último momento porque no siguieron el procedimiento burocrático. En este hecho se pueda percibir la falta total de respeto hacia la vida, la deshumanización, la violencia silenciosa hace gritar de dolor y causa daños irreparables. O sea, debemos rescatar las propuestas de nuestros ancestros y potenciarlas con las tecnologías que tenemos hoy replanteándonos también el concepto de lo humano.

Además, en el documental se pone de manifiesto el activismo y esa necesidad de poner el cuerpo y la voz en las calles y apropiarse de los espacios para lograr transformaciones a nivel político, social y cultural. En este sentido, vale destacar que a partir del pedido y reclamo de varias mujeres (entre ellas Delia Albisser, madre de Paula Pisak) se realizó el primer taller de violencia obstétrica en el marco del Encuentro Nacional de Mujeres en Salta. En el documental se muestra a las mujeres debatiendo, dialogando, informándose, saliendo a la calle y dejando en claro que “lo personal es político”.

Las imágenes son tomadas casi íntegramente en Misiones ¿Cuánto les parece que hubieran cambiado si lo hubieran realizado en otros puntos de país? ¿Cuánto de la problemática territorial específica atraviesa la línea narrativa?

Un 60 % de las imágenes están hechas en Misiones. El otro 40% en Salta en el encuentro nacional de mujeres. El caso de Paula Pisak, misionera , se repite con mujeres de todo el país. Eso lo podemos comprobar en el Encuentro Nacional de Mujeres donde hay testimonios de todo el país que corroboran que lo que le pasó a Paula en Misiones, ocurre en casi todos los hospitales y sanatorios del país. Al igual que el caso de Irasema, madre primeriza, quien antes vivía en Mendoza y cuenta cómo allí está más desarrollado el parto en casa. Lo que queremos decir es que en todo el documental tratamos de tener una visión holística, siguiendo estos dos casos particulares pero dándole voz a otros y no olvidándonos de la posibilidad de generar una comparación o un aprendizaje para con otras mujeres que viven en otros contextos y situaciones sociales que no son las de Misiones.

Igualmente, los índices elevados de mortalidad infantil y materna en la provincia de Misiones, y sobre todo, en la localidad de Jardín América, demuestran que la problemática es mucho más profunda en esta parte del territorio argentino. En base a esto, el reclamo contra la violencia obstétrica es más fuerte y se visibiliza con más presencia.

¿Por qué decidieron desde el título hacer más hincapié en las formas de nacer por sobre las forma de parir? ¿Manejaron otros títulos alternativos?

Debemos rescatar las propuestas de nuestros ancestros y potenciarlas con las tecnologías que tenemos hoy replanteándonos también el concepto de lo humano.

El disparador del título es la frase de Michel Odent que dice “Para cambiar al mundo, hay que cambiar la forma de nacer”. Él hace hincapié en cambiar la forma violenta que ejerce la medicina contemporánea por sobre los cuerpos y mentes de las mujeres que están pariendo y lxs niñxs que están viniendo al mundo, Produciendo no solo heridas físicas irreparables por sobre los cuerpos, sino también muchas veces heridas psíquicas que no se ven a simple vista. Odent Indica que la primera hora que sigue al nacimiento conforma un periodo crítico en nuestro desarrollo de la capacidad de amar y por tanto con una incidencia enorme en la aparición de posteriores enfermedades relacionadas con ello.

Desde el documental no pretendemos dar un manual de las diferentes “formas” de parir o de venir al mundo, lo que buscamos es el cambio de paradigma, de reflexión sobre nuestros valores como humanos. Cada mujer es un universo, cada mujer tiene sus tiempos de su cuerpo/mente, tiene sus complicaciones o no, o sea, cada mujer tiene una forma diferente de parir y dialécticamente su hijx tendrá una forma diferente de nacer

¿Cuál sienten que es el aporte fundamental del documental?

Sentimos que a través de una conjunción de factores se generó un documental único e irrepetible, sea por la fuerza del caso de Paula, quien luego de sufrir daños irreparables por la violencia obstétrica y junto a su madre se dedicaron a la militancia por el parto respetado o de la calidez de la personalidad de Irasema que busca su mejor forma de parir y de traer al mundo a su hijx o por vivenciar junto a Paula y 40 mil mujeres de todo el país el 29 Encuentro Nacional de Mujeres en Salta, donde esa energía de transformación es imposible que no te llegue . Lo hicimos para que cualquier persona en el mundo pueda ver y sentirse identificadx. Desde nuestra mirada, creemos que es necesario desnaturalizar la violencia obstétrica que se observa en la atención a las parturientas en los centros de salud, pero también dejar un mensaje de esperanza: otra forma más respetuosa y amorosa de parir y venir al mundo es posible.