Block title
Block content

Mijo, Objetos propios

Contexto del proyecto:

Fue parte de un programa Pymes D, una herramienta que vincula pequeñas y medianas empresas y cooperativas con profesionales del diseño para crear y mejorar sus productos, procesos industriales y estrategias de comunicación. Específicamente trabajamos este último punto. La gestión del programa estuvo a cargo del Ministerio de Producción

Contexto del Cliente:

La actividad del emprendimiento es el diseño industrial de distintos objetos, entre los que puede mencionarse:
untadores, cucharitas, palitos chinos, mates y posavasos utilizando la madera como insumo base. Es importante destacar que Mijo propone acercar el diseño a lo cotidiano, mediante a productos de uso diario con el objetivo de lograr un diseño “popular y accesible” (entendiendo esto como una manera de dejar de lado la idea de que el diseño tiene un público selectivo). En sus propios términos afirman “buscar permanentemente revalorizar aquellos objetos con los que interactuamos todos los días y de los cuales no tenemos mucho registro”. En definitiva proponen la “producción de objetos, funcionales y personalizables con el objetivo último de que el usuario tome decisiones, apropiándose de los detalles, ensamblándolos, finalmente convirtiéndolos en objetos propios”.

En concreto la principal característica de MIJO pasa por el carácter customizable, usable, transformable y personalizable de los productos.

En este sentido es claro que la marca propone una experiencia que transforma al consumidor en un usuario que se apropia del producto. En definitiva propone que este “usuario tome decisiones, apropiándose de los detalles, ensamblándolos, finalmente convirtiéndolos en objetos propios”.

Etapa de diagnóstico:

Utilizamos la técnica de diagnóstico participativo. Realizamos reuniones y talleres de capacitación para conocer qué aspectos de la identidad debían ser trabajados. En el proceso de trabajo llegamos a la conclusión de que era necesario realizar un rediseño de la marca institucional.

Etapa de propuesta:

Se eligipo desarrollar una marca que incluya un logotipo, un isotipo y una bajada. El logotipo refuerza el carácter geométrico de los productos Mijo. Se utilizan rectas y arcos circulares para dar a entender que cada producto
tiene una base racional en su construcción. Esta cuestión refiere concretamente a la presencia del diseño industrial en los objetos producidos por la empresa.

En cuanto al isotipo, se propone un utilizar una propuesta abierta que permita por un lado potenciar el carácter transformador de los productos Mijo y por el otro anclar el sentido con una referencia concreta a lo cotidiano.

La metáfora elegida es la de la casa como “aquella que puede contener al usuario Mijo y donde se puede transformar lo cotidiano”. Siguiendo esta lógica la casa podría ser transformada con la presencia de los productos Mijo por lo que no habría “una sola casa Mijo, sino tantas como transformaciones posibles pueda imaginar el consumidor – usuario”.

Para dar cuenta de esta capacidad que tiene la casa de transformarse mediante a los productos de la empresa. se utiliza un Tangrama (la representación de un antiguo juego chino que consiste en formar siluetas de figuras con siete piezas distintas). Utilizando las combinaciones se “construyen” distintas casas que podrán utilizarse en distintas aplicaciones.